Páginas

Rambla Barrachina (Teruel)

A tan sólo 4 kilómetros de Teruel, existen unos paisajes moldeados en arcilla que nos harán sentirnos como Pat Garret y Billy el Niño. Esto no es Utah ni Colorado, es Barrachina, rambla Barrachina:



23 Diciembre 2012

Aparcamos el caballo junto al rancho



y comenzamos a andar por este lugar polvoriento y solitario.



Los Calexico le ponen la banda sonora.



Alcanzamos un collado y tiramos una buena panorámica. A la derecha el valle por el que venimos y a la izquierda las paredes que queremos ver de cerca.



Tenemos un par de horas de luz y hay que darse prisa.



Para ser Navidades, no es que haga demasiado frío en Utah Teruel...



Las paredes un poco más de cerca. Aquí algunos se plantearían sacar los piolets. Pero ésta arcilla es mucho menos consistente que el yeso...



Improvisando que te improvisa, acabamos metidos en un estrecho barranquete con decoración estilo Petra.



Unos metros más adelante, nuestro gozo se cae en un pozo. Un muro infranqueable de 5 metros de tierrucha suelta nos obliga a dar media vuelta.



Detalle panorámico de un meandro del barranco. Como para estar aquí en plena tormenta de Agosto.



Seguimos deshaciendo el camino, instantes antes de intentar trepar una de las laderas y comprobar que no era muy buena idea.



A ver quién es el chulo que inagura aquí la arcilla-tracción.



Unas cuantas vías ya caben...



Desde arriba, vemos el barranco por el que hemos paseado.



Yolanda silueteada:



Un poco de arte, para que no se diga.




Pat Garret encontró a Billy el Niño y le cortó la cabeza.



Con las últimas luces de la tarde y la luna asomando, llegamos de nuevo al rancho muy contentos con la excursión y con que Teruel exista. Ennio Morricone estaría orgulloso de nosotros.


Hacia el Port de Vielha con esquís

Nuestra trilogía de foqueadas por el valle de Arán se cierra con un día frío y radiante en la boca norte del Túnel de Vielha.



9 Diciembre 2012

Preparando mochilas y esquís a -8ºC.



Salimos foqueando desde el mismo coche por la pista forestal que pasa por encima del túnel.



Y luego cogemos el sendero que nos lleva hacia el Tuc deth Port de Vielha.



Las marabuntas nos adelantan poco antes de llegar a la Cabana deth Pontet.



Breve descanso para elegir itinerario.



Con el frío que hace y estando a la sombra, pronto nos ponemos en marcha.



Vamos sin pretensiones de cima, que son muchos metros de desnivel y no nos fiamos del riesgo de aludes.



Paisaje “Rocky Mountains” con esas caras norte nevadas y la luna asomando hocico.



Olatx tomando la huella que se separa de la ruta normal.



Hemos localizado unas palas intermedias que tienen buena pinta para la bajada.



El segundo grupo continúa hacia el Port de Vielha...



...mientras nosotros seguimos flanqueando por esta ladera delicada.



Una vez finalizado el flanqueo, por delante tenemos varias lomas suavecitas donde foquear a plena satisfacción.



Dos esquiadores “miniaturizados” en el fondo del valle.



Nosotros también nos llevamos una ración de miniaturismo.



Panorámica de la zona.



Contraluz al estilo semidiosa del esquí.



Con este paisaje la motivación no falta.



Los compañeros han parado junto a un poste de madera.



Estamos a unos 1.900 m de altura, en una zona al sol y es buen sitio para finalizar la excursión y prepararse para la bajada.



Vistazo general del valle.



La bajada no está del todo mal. Nieve polvo algo pesada y pequeñas zonas con costra. Yolanda sufrió varias encroquetadas.



A partir de la cabaña, la bajada se vuelve más incómoda.



Sendero estrecho, piedras asomando y pocas posibilidades de lucir estilo.

Llegamos esquiando al coche, contentos con estos tres días de foqueo. No ha empezado mal la temporada.

Mapa de la zona:

De Salardú al refugio de Mont Romies

Si ayer la meteo era mala, la de hoy parece aun peor. Menos mal que miramos la previsión para Salardú y no para Baqueira...

Tirando de mapa encontramos un plan C ideal para cuando no se puede hacer mucho más. Está orientado al norte y suponemos tendremos nieve en cotas bajas.



8 Diciembre 2012

Lo mejor de todo es que salimos andando desde el mismo refugio y nos alejamos del entorno de la estación de esquí.



El séptimo de caballería trotando por Salardú-centro.



Después de Gessa, cruzamos el puente y entramos en la pista forestal. Entre que ha pasado algún coche y que no hay base previa, seguimos con los esquís a la chepa caminando bajo la nevada.



Pero en el primer cruce a la izquierda, la cosa mejora y podemos foquear muy felicianamente.



Agustín foqueando entre abetos.



Debate sobre el estado de la nación en la enésima curva.



El grupo se ha roto y cada uno sube a su ritmo disfrutando del paisaje bucólico.



Tirando de zoom.



Conforme ganamos altura los abetos van cogiendo cada vez más carga.



Gabi y Blanca pillados infraganti (sin fragancias) a una curva de distancia.



Con tanta foto, me he quedado solo en tierra de nadie. Panorámica muy lineal.



Desde hace un rato corre el rumor de que en dos zetas más llegamos al refu.



Estamos un poco saturados de pista y abetos y es una alegría llegar a destino.



La alegría se desvanece pronto, cuando comprobamos que está cerrado y empieza a soplar el viento y a nevar con fuerza.



Mientras algunos continúan hacia el pico Mont Romies (2.107 m), otros vamos quitando pieles, picando algo y preparándonos para el descenso.

Bajada algo monótona por la pista forestal, con mejor nieve que ayer y acortando alguna zeta para darle una pizca de radicalidad al asunto.



Antes de llegar a Salardú, tomamos un sendero para evitar pisar asfalto.



Resulta que el sendero nos lleva a “casa” pero dando un bonito rodeo por Unha.



Y ahora sí, ya estamos en Salardú después de un agradable paseo “tirolés” por el corazón del valle de Arán.



Mapa de la zona: