Páginas

Aiguille Verte (4.122m): "Couloir Whymper" (AD+, 600m)

"Avant la Verte on est alpiniste, à la Verte on devient montagnard", Gaston Rébuffat.

*Croquis aproximado del asunto, según las condiciones encontradas y la ruta ascendida (que no tiene por qué ser la mejor, creo que lo suyo es hacer antes la travesía a izquierdas)

Tras el viaje de escalada en hielo en Ecrins en el que estuvimos escalando en Ceillac y en La Grave, el siguiente objetivo de la temporada era una buena actividad de esquí alpinismo en "la Meca" (Chamonix). Llevábamos varios objetivos en mente, pero como siempre, las piernas, la meteo y las condiciones del monte decidirán. Viendo piadas, parece que tenemos a tiro una de las grandes montañas de todo el macizo: la Aguille Verte por el corredor Whymper (primera ascensión realizada por Edward Whymper, Christian Almer y Franz Biner el 29 de junio de 1865!!, dos semanas antes de conseguir también la primera ascensión del Cervino).

Mayo 2022

El mes de mayo es un mes rarito en el valle. La afluencia de esquiadores baja considerablemente (al mismo ritmo que sube la ISO y la cota esquiable) y la montaña espera pacientemente a las hordas de alpinistas que acudirán a partir de mitad de Junio. Ya se ha terminado la temporada de realizar la mítica travesía Chamonix-Zermatt y muchos refugios echan el cierre. Además, justo el día que queremos subir al refu de Couvercle, está cerrado el tren de Montenvers por obras por lo que se complica la logística. 

Recalculamos planes y decidimos entrar "por arriba", desde el teleférico de la Aiguille du Midi, y de paso bajamos la Vallée Blanche y la Mer de Glace, que no lo hemos esquiado nunca, para luego remontar por el glaciar de Leschaux hasta el refugio.

Típica foto del típico atasco de bajada de la arista de la Aiguille du Midi con el tapión de las Grandes Jorasses al fondo.
Allá vamos nosotros también, a punto de cruzar el famoso túnel de hielo: Circomarco, Eneko y Paco con todos los juguetes a cuestas y las fuerzas intactas.
La arista de bajada tiene buena nieve y buena huella. Enseguida pondremos esquís.
Paradita con vistas. Nos hemos metido por el "Petit Envers" siguiendo huellas y una nieve perfecta para esquiar, aunque parece más cómodo y más ancho rodear el Gros Rognon por el Sur.
Pasamos pegaditos al Petit Rognon por el Norte, y conforme descendemos, enseguida la nieve se vuelve muy profunda y pesada, casi imposible de esquiar.
Ya cerca de la "Salle à manger" enlazamos con la huella buena que viene del Vallée Blanche y disfrutamos de los giroyos "pisando lo fregao".
Ojo que si te sales de lo fregao te cuelas "pasiempre".
Cruzando hacia el Este la "Salle à manger" (foto de Eneko).
Ya en la Mer de Glace, dejarse caer hasta enlazar con el gran glaciar que viene por la derecha, directamente de la cara Norte de las Grandes Jorasses (glaciar de Leschaux). Al fondo, los Drus, la Verte y las Droites, casi na.

Música y comenzamos con el ascenso al refugio:

"There must be some way out here"
The joker said to the thief
"There's too much confusion
I can't get no relief"
 

Ponemos pieles y remontamos por el glaciar de Leschaux. Hay que descalzar algún corto tramo y no asoma ninguna grieta. El refugio nos quedará a mano izquierda.

Para subir a Couvercle hay cierto pifostio: las escaleras de Egralets no las recomiendan (y no sabemos donde quedan), el corredor central parece seco...así que nos iremos por la comba de la Pierre à Bérenger, siguiendo a una cordada que va por delante y confiando en poder foquear algo en esa vaguadita de nieve en descomposición.
Nada más salir del glaciar, morrena pestosa de las que hacía años que no cataba. Además, viene aderezada con un pasito de bloque sobre cascada de agua. Ideal para ir con bota de esquí y miles de trastos en la espalda.
Ganando metros con un telón de fondo espectacular. (Foto de Eneko)
En la comba de arriba, pongo esquís, mientras los colegas siguen subiendo a pata.
Salimos por fin a los llanos superiores. Las vistas siguen mejorando a cada paso.
Refugio de Couvercle nuevo (a la izquierda) y viejo (a la derecha), bajo la bonita Aiguille du Moine.
Otro punto clave de la llegada al refu es éste foqueo expuesto sobre placas lisas de granito.
Refugio antiguo de Couvercle, nuestra choza por unas horas. Couvercle significa tapa (o algo así, en refencia al pedrusco gigante que cubre el refu). Foto de Eneko.
Por dentro, 16 plazas. En total somos 4 cordadas y 9 personas.
"Business men, they drink my wine
Plowmen dig my earth
But none of them anywere along the line
Know what any of it is worth"
 
Cocina-comedor. Había algo de leña, pero no hizo falta encender, la iso estaba casi a 4000m esos días. Aun es media tarde cuando con metemos a dormir.
Mapita del día grande: del refu de Couvercle a la Aiguille Verte por el corredor Whymper y vuelta al refu. 

Quedamos en salir sobre la 1 de la madrugada. Al final un par de cordadas salen a las 0:25, nosotros a las 0:45 y la otra cordada unos 30min después.

Unas 2 horas hasta la base del corredor, foqueando a buen ritmo y con una huella perfecta. Dejamos los esquís bajo la rimaya y nos atamos a unos 25m. Superamos una doble rimaya (tramos a 65º) y entramos en terreno de nieve tiesa (50-55º), algo de hielo y pasos puntuales de mixto. En la foto, el único resalte serio de mixto (M3? IV/IV+ en roca?), protegible con un cuerno de roca y un friend mediano.

"No reason to get excited,"
the thief, he kindly spoke,
There are many here among us
who feel that life is but a joke.

El pasete de mixto desde la reunión que había justo por encima.

"But you and I, we've been through that,
and this is not our fate,
So let us not talk falsely now,
the hour is getting late."

Pasan las horas y comienza el espectáculo del amanecer. Y menos mal, porque Eneko y Paco han tenido problemas con sus frontales y llevan un buen rato a oscuras siguiendo la huella que dejo en ésta interminable pala de 55º. Para no terminar en el callejón sin salida de la Grande Rocheuse (4.102m) hemos tenido que hacer una travesía expuesta a izquierdas sobre nieve blandengue.

Ya en la línea buena, volvemos a progresar rápido, chapando algunas reuniones que van quedando a mano derecha.
Por encima se huele la llegada al collado.
Y detrás, el sol iluminando las Grandes Jorasses y el Mont Blanc.

Mientras se enciende el techo de los Alpes, aprovecho para resumir el ascenso del corredor: 

- Buena gemelada, un par de piolets técnicos por cabeza y crampones de hielo.
- Frontal con pilas nuevas/baterías cargadas y otras de repuesto.
- Reuniones a mano derecha cada 20-30 metros, no en todo el corredor, pero asoman bastantes. 
- Sólo haremos un par de mini-largos en estático, el del paso de mixto y el final de la travesía a izquierdas. 
- En el resto se va bien en ensamble con seguros intermedios (4-5 friends medianos-pequeños), cintajos para bloques y 4-5 expreses para ir chapando reuniones. 
- No usamos ningún tornillo de hielo. 
- Los esquís mejor dejarlos en la base del corredor, a no ser que vayamos a subir por una vertiente y bajar por otra o seamos un@s "mega cracks que te cagas" del esquí de pendiente ("ski de pente raide" que dicen por aquí) como Giulia Monego.

"All along the watchtower,
princes kept the view
While all the women came and went,
barefoot servants, too."

Llegamos por fin a la arista final, afilada pero con buena huella sobre nieve polvo. (Foto Eneko)

Aquí, es mejor pasar a cuerda corta y pisar con mucho cuidadín.
Cima a las 7:10 de la mañana.
Grandes vistas hacia el Mont Blanc y la sombra alargada de la Verte.

"Outside in the distance a wildcat did growl,
Two riders were approaching,
the wind began to howl."

La última cordada llegando a cima.

Estamos poco rato arriba y nos bajamos antes que las otras dos cordadas. Por delante, ya hace rato que ha bajado la primera cordada y no nos servirán de referencia para encontrar los rápeles buenos.
Allá que vamos. El primer rápel desde el mismo collado, aun a la sombra y apurando los 60m de nuestras cuerdas dobles.
Aquí ya hemos perdido la cuenta de los rápeles que hemos hecho y también la línea buena. En algún momento teníamos que habernos ido a la izquierda (sentido bajada) para deshacer la travesía de esta madrugada. Ya no encontramos buenas reuniones.
Se confirma la embarcada, reforzamos la reunión con un cordino y abandonamos un mallón para montar un pasamanos horizontal que nos lleve a la línea buena de bajada. Las dos cordadas que nos seguían, ya se han olido la tostada unos metros más arriba y aprovechan para adelantarnos.
Buena rosca de bajada, pega una gran solana a éstas horas.
Por las paredes de la izquierda y el corredor central ya caen grandes coladas.
Último rápel, con riesgo de colarte en la rimaya. Al final habrán salido unos 12-15 rápeles, todos ligeramente roñosos, sobre clavos o cordinos en bloques.
Colocamos esquís y a disfrutar de una penosa esquiada sobre nieve profunda.
Paco moviendo la sopa bajo la Aiguille Verte.
Llegamos a Couvercle sobre las 14:30. Teniendo en cuenta que el último tren de Montenvers sale a las 18:00, y calculando que nos quedan unas 4-5horas de rosca máxima hasta allí, creemos que no llegamos ni de coña...decidimos quedarnos a dormir en Couvercle y mañana será otro día.
Ya es otro día. Descenso de Couvercle a Montenvers, un ratito a pie, otros caminando y algunos incluso esquiando.
Amanece en Couvercle. "Anoche" cenamos 4 frutos secos, hubo quien ya estaba durmiendo a las 17:00 y nos hemos levantado sobre las 6. El desayuno han sido 3 frutos secos y un traguito de agua.
Nieve durísima y muy huelleada a éstas horas de la mañana. Descalzamos varias veces.
Localizamos el corredor central que nos comentaron ayer, y la verdad que se baja mucho mejor que por la comba de la Pierre à Bérenger.
Tramo de morrena entre el corredor central y el glaciar de Leschaux.
Cruzando la Mer de Glace.
Breve esquiada...
....antes de llegar al gran llaneo.
Tramo final de la Mer de Glace, imposible de esquiar.
Ahora toca remontar unos 250m de desnivel hasta la estación de Montenvers. Rosca piernil, solar y con fallo motor y rotura de trócola.
Vistazo atrás, hacia el tinglado que montan para hacer una especie de museo de hielo. Bien de excavadoras y agujeros en el glaciar....vaya empastre.
Hay un telehuevo moderno que ahorra algo de desnivel, pero para variar también está cerrado.
Llegamos justo a tiempo de coger un trenecito que acaba de llegar. Yo ya voy en la reserva, rosca máxima como hacía años que no pillaba.
El trenecito baja con bastante inclinación y mientras agonizamos en estado comatoso, cae rodando una botella fresquita de Gatorade de limón. Breves miradas a los pasajeros del vagón, y como nadie dice nada, para dentro la limonada.
La cordada, en la estación de tren de Chamonix.

Foto para el recuerdo, como decía Rébuffat, hemos dejado de ser alpinistas, para ser montañistas...o algo así.

Nuestra primera tarea urbana será pasar rápidamente por la furgo, cambiarnos de calzado, dejar los esquís y erclarnos unas riquísimas hamburguesas regadas en cerveza.

Vaya con Whymper y la Verte, montañón que ha consumido tres días de nuestra semana fantástica chamoniarda.

Os dejo por aquí el enlace a los tracks de cada uno de los días. La lista de material ya la he puesto a mitad de piada, más que recomendable ir con dos cuerdas de 60m, aunque sólo sea por agilizar algo los interminables rápeles de bajada. El corredor se abrió a finales de Junio (de 1865!!) pero actualmente se suele escalar en los meses de marzo-abril-mayo, que es cuando está mejor formado. Ojo porque con su orientación SE recibe el solamen desde primera hora.

Tope clásica sin duda, rezuma historia por los cuatro costados.

Powered by Wikiloc
Powered by Wikiloc
Powered by Wikiloc