Páginas

"Espolón Elegante" al Balaitous (MD-, 400m, V+)

El Espolón Elegante es muy elegante. No lleva corbata pero la buena roca, el ambiente de alta montaña, el escaso equipamiento, la larga aproximación y lo poco frecuentada que es la vía, lo compensa con creces.



29 Junio 2012

Uno de los viernes más tristes de la historia reciente de Valencia. Media provincia se quema y el sol se tiñe de fuego. Hay ceniza en el coche, dentro de la mochila y en el pelo de la gente.



A las 23:00 salimos de la Sarra camino de Respomuso. Una buena sudada bajo la luz de los frontales y a la 1:30 a dormir.

30 Junio 2012

Con menos sueño del esperado, levantamos el vivac y nos vamos para arriba poco antes de las 7:00.



A nuestra derecha, la Cresta del Diablo mostrando su Skyline.


Hugo bajo la pared Sur del Balaitous.



Resulta que hemos llegado demasiado pronto. Hace un viento de mil demonios, mucho frío y a la vía aun no le da el Sol.



Mejor nos abrigamos, picamos algo y localizamos la repisa inclinada del segundo largo.



Hugo, con botas semi y crampones se adelanta en el nevero que hay para llegar a pie de vía. Nasta y yo, con zapatillas y piolet, vamos un poco más justitos.



L1 (V): inconfundible bavaresa de buenísima roca. Al final de la bavaresa, continuar con ligera tendencia a izquierdas y realizar una clara travesía a derechas para alcanzar la repisa.



Hugo acabando la bavaresa.



Ganando metros sobre el nevero, en el que puede que sea el mejor largo de la vía.



Hugo y Nasta en la R1, con la brecha Latour y la Aguja Cadier de fondo.



L2 (II): recorrer toda la repisa inclinada. Fácil y con buena roca. Continuar hasta el final, hasta el mismo filo del espolón.



L3 (V+): paso aislado de V+ nada más salir de la reunión. Justo a nuestra derecha discurre la canal Carlos-Eduardo.

L4 (IV): por terreno poco definido ir ganando metros. Buena roca en general y fácil protección. Sale Nasta de primero y monta reunión bajo un diedro con mala pinta.



Hugo llegando a la R4.



Visto el panorama y como me toca a mí el L5, saco mis dotes de buen escaqueador y me escaqueo el diedro por la izquierda.

L5 (IV): parece que nos hemos ido demasiado hacia el filo, y la vía va algo a la izquierda. Circomarco en HD (jai definision) intentando reconducir la cordada en el inicio del L5.



Después de la pequeña travesía, encaro un espolón que acaba en una canal. Reunión en un bloque a la derecha de la canal, otra vez sobre el filo del espolón.

L6 (III+): por terreno fácil, chapamos una reunión (clavos?) que queda a la izquierda y alcanzamos el primer gendarme de la vía.



Hugo deschapando una reunión intermedia mientras subimos en ensamble.



Nasta monta reunión en un bloque que hay en una brecha a los pies del siguiente gendarme.

L7 (IV+): largo muy estético, con buena roca y buenos emplazamientos para colocar seguros.



Llego a la punta del 2º gendarme y comienzo a destrepar a la siguiente brecha. Pero la cuerda roza tanto que subo de nuevo al gendarme y monto reunión en la punta.

Desde ahí recupero a Hugo y Nasta y los aseguro mientras destrepan hacia el otro lado por una vira diagonal aérea e inclinada. Reunión en una profunda brecha a los pies del largo de V+.

L8 (V+): los largos duros se los dejamos a Hugo, pese a que está costipado y con diferentes achaques.



Para empezar un diedro que parecía más fácil de lo que es. Un clavo en el paso raro.



Y después, una doble fisura a equipar. Muy estética, con movimientos chulos y que deja muy buenas sensaciones.



Nasta comenzando el largo. Detrás suyo, la brecha en sombra y el segundo gendarme del día.



Yo mismo, instantes antes de posturear con una mano en cada fisura. Aquí, yendo de primero, otro gallo cantaría (no confundir con “blando cagaría”).



Hugo y Nasta en la R8. Hacía frío pero no como para llevar el plumas tope de gama...



Desde este tercer gendarme aun tenemos que hacer un destrepe curioso para llegar a una repisa cómoda.



A ojo de buen cubero, vemos que el terreno permite ir sin cuerda. Terreno de tercer y segundo grado que pierde dificultad conforme ascendemos.

Últimos metros de la vía.



Hugo en el punto donde terminan las dificultades.



Salimos muy contentos de una vía a la que le teníamos mucho respeto, pero que ha resultado ser menos mantenida de lo esperado. Contar con unas 4-5 horas de escalada.



Ya sobre terreno horizontal con la mole del Vignemale de fondo.



Hugo (y sigue con su plumas...) lanzando gatos y dando descanso a los pieses.



En 5 minutos estamos fichando en la cumbre del Balaitous (3.144m)



Foto de la cordada.



Sin perder mucho tiempo nos vamos hacia la Brecha Latour, que parece que está concurrida.



Destrepamos los primeros metros y en dos rápeles de 50 y 60 metros estamos a mitad del nevero.



Apurando hasta el final de la cuerda, mientras la gente rapela y destrepa por dentro de la canal.



Esto de ir con zapatillas se nota y en un momento estamos en el refugio de Respumoso tomando unas merecidas cervezas.



Cargamos los trastos del vivac y nos vamos para abajo antes de que lleguen las lluvias que anunciaban para esta tarde.
La mochila pesa y las piernas están algo doloridas, pero menudo día más ELEGANTE hemos pasado.



Otros croquis:




No hay comentarios:

Publicar un comentario